Presentación

Permitame darle la bienvenida a este espacio dedicado a la Blockchain, una tendencia que ya no es una promesa sino una realidad, no solo en países con conocido adelanto en tecnología, como son países de la Unión Europea, EEUU, y China, sino también en países de nuestra región como Chile, Colombia, y Perú, por citar sólo algunos.

Entrevista realizada por el Grupo CREEX, a uno de los autores del libro, el Sr. Massimiliano Nicastro, CEO de Blockchain Life Solutions.

whatsapp image 2019-01-04 at 9.07.10 am

Desde hace unos años atrás, casi coincidiendo con el inicio de este siglo XXI, estamos presenciando, lo que algunos han llamado la era de la informática, otros hablan de la revolución del conocimiento, llamando al sector de educación como la Industria de la Educación, y otros prefieren llamar la revolución 4.0, en fin, los nombres pueden cambiar, pero lo cierto es que estamos viviendo tiempos de una revolución tecnológica nunca antes visto en la historia de la humanidad. En lo personal, la maestría seguida en Investigación y Docencia Universitaria, significó una mayor comprensión de este fenómeno, llegando a vislumbrar, que nos podemos beneficiar si nos sumamos a ella, o podríamos sufrir consecuencias si es que permanecemos indiferentes a esta.

Al finalizar el año 2018, y previo a las fiestas navideñas, tuve un encuentro casual con un caballero a quien conocí 10 años atrás, Massimiliano Nicastro, a quien saludé, intercambiamos unas breves palabras, y recibí de obsequio un libro que lleva por título Blockchain is Life, de su autoría compartida con Marco Esparza, de quien también tuve mucho gusto en conocer.

A través de este libro comprendí de lo que se trataba esta tecnología, y dado su enorme potencial que a diferencia de otras tecnologías literalmente no tiene límites, decidí ofrecer mi colaboración a fin de dar a conocer de la mejor forma posible, a través de mis publicaciones a todo el que lo necesite, o tenga interés en conocer de sus beneficios.

Es así que nace este blog, con la intención de ser un canal más de difusión, de esta tecnología, mediante esta plataforma, que por su versatilidad, fácil uso, tendencia creciente, y alto potencial de crecimiento, lo cual emprendí con el mayor agrado y certeza a la vez de que sumará al objetivo de convertirse en motor de desarrollo a nivel de empresa privada o pública, nivel profesional, y en literalmente todos los sectores de la economías nacional, incluyendo el ámbito internacional.

¿En que consiste realmente la Blockchain?

Sin llegar a explicar con exactitud lo que es realmente, para no redundar y dado que está claramente explicado en el libro Blockchain is Life, es que doy paso al contenido de un fragmento importante del mismo, con la autorización de sus autores, no sin antes felicitar a ellos y a al grupo de colaboradores que vienen trabajando tenazmente en este proyecto que ya está dando frutos, y promete cambios importantes en nuestro país.

portada libro

Abejas, pisco y un futuro maravilloso
(Tabernero Blockchain)

“Resulta difícil comprender cómo la ausencia de un ser tan pequeño puede generar un problema tan grande. Las mujeres y las abejas tienen algo en común: poseen un gusto natural por las flores. Aunque no es lo óptimo, muchos hombres podrían sobrevivir sin la existencia de una compañera. Por el contrario, en el caso de las abejas, una buena parte de la raza humana no puede darse ese lujo.

Salvo en la Antártida, las abejas hacen su trabajo en todos los continentes. Como se alimentan de polen vuelan de flor en flor, sacándolo de los estambres de una para llevarlo hasta el estigma de otra, donde luego germina ofreciendo semillas y frutos. Este proceso lo aprendimos en la escuela, se llama polinización y, si se lo explicaron bien de pequeño, usted ya comprende lo elemental que este proceso resulta para la supervivencia de nuestra especie.

Los mecanismos de estos diminutos seres son impresionantes. Todo su cuerpo está cubierto por una capa de pelos, cuyos tubos poseen muchas ramas cortas. Cuando las abejas vuelan, el roce de ´éstos con el aire hace que los pelos se carguen de electricidad estática, la cual atrae el polen hacia sus cuerpos al momento de aterrizar sobre las flores. La naturaleza se encargó de crear un proceso meticuloso, un proceso que ahora la tecnología tiene el poder de replicar.

La tercera parte de los alimentos que consume el hombre son polinizados por insectos, especialmente por las abejas. De hecho, aproximadamente de todos los tipos de cultivos que proporcionan el 90% de la comida mundial, más del 70% son polinizados gracias a nuestras pequeñas benefactoras, las cuales lamentablemente han empezado a desaparecer de manera progresiva.

El origen de esta alarmante disminución está compuesto por una serie de factores. El cambio en las estaciones del año y la alteración de las temperaturas como consecuencia del cambio climático es una de las razones más importantes. Los científicos también argumentan que la agricultura industrializada está agravando el problema, debido a los pesticidas utilizados para implementarla. Así mismo, otros problemas globales como la contaminación generalizada están teniendo un impacto directo sobre los hábitats de nuestras pequeñas amigas.

Ante tan grave situación el mundo ya empezó a reaccionar. Son varios los países donde se han prohibido pesticidas específicos. Las recientes campañas que intentan convencernos de consumir productos ecológicos por supuesto ayudan, pero parece que la revolución que debió originarse a partir de un pacto político todavía es demasiado lenta. En los laboratorios de investigación de todo el mundo las matemáticas, los algoritmos, los lenguajes de programación y la inteligencia artificial vienen gestando otro tipo de revolución que, aunque aún es desconocida por muchos, está a punto de explotar. Dentro poco esta revolución cambiará todo lo que el hombre ha conocido hasta ahora. Nos referimos a la cuarta revolución industrial.

En Walmart, se comprende muy bien el concepto de eficiencia. La famosa corporación multinacional de tiendas estadounidense se ha obsesionado con una misión: garantizar la sobrevivencia de la agricultura y de los alimentos frescos, y para eso comprende la vital importancia que tiene el proceso de polinización.

Hace poco tiempo, Walmart presentó una patente para abejas robot autónomas. El documento que describe a las abejas robóticas como “aviones no tripulados de polinización” podría fácilmente estar describiendo, en su primera etapa, al que será el método predilecto de polinización de los cultivos del futuro.

Walmart, al igual que las personas funciona por incentivos. Nadie pone en tela de juicio la preocupación honesta de la compañía por una continuidad eficiente en los procesos de recolección y producción alimenticia en su país y el mundo, pero tampoco tendría algo de malo que existiera un interés adicional. Muchas de las instalaciones de Walmart cumplen con la función de transportar productos, lo cual requiere que la empresa intente controlar la mayoría de los procesos por los cuales pasan los alimentos que le ofrece a sus consumidores. Al introducirse en los procesos agrícolas, Walmart podría mejorar directamente la calidad de sus productos, reduciendo sus costos y ampliando su rentabilidad.

En enero del 2018 el titán estadounidense presentó un nuevo servicio de entrega de comestibles. El mismo le permite a los consumidores aceptar o rechazar los productos que recibe. Si lo piensan con detenimiento, una manera de garantizar lo que debería ser un negocio muy rentable para Walmart, sería controlar meticulosamente los procesos de calidad, y en ese sentido una abeja robótica que reconoce procesos específicos, que puede aprovechar la dirección del viento, y que está capacitada para optimizar el proceso de polinización gracias al manejo de data específica y actualizada sobre cada tipo de semilla resulta más que esencial. Todo eso mientras el sistema de cámaras computarizadas de cada robot identifica a una mayor distancia, e incluso a diferentes temperaturas, la presencia de plagas, pesticidas, hongos o cualquier otro inconveniente que pueda complicar su labor. Es fácil apreciar cómo se generaría una diferencia abismal en comparación al proceso original.
Comprender el fenómeno Blockchain pasa en buena parte por comprender cómo funcionan nuestras sociedades. Ya insinuamos que Walmart tiene (y haremos valer la redundancia) la necesidad de satisfacer una necesidad. Las abejas robóticas son, indiferentemente de la intención con la que fueron creadas, el resultado final de una inversión. La inversión se pudo realizar gracias a las ganancias que generó Walmart al lograr ofrecerle un buen servicio a sus clientes, los cuales a su vez pagaron para consumir de manera voluntaria los productos que se les ofreció. En términos generales, ninguna empresa del mundo puede generar ganancias si es incapaz de ofrecerle a sus consumidores un servicio o producto eficiente a un precio accesible. Una empresa gigante, con presencia global y con un comprobado sistema de abastecimiento no invertiría en algo que no tuviera potencial. Así de simple.

Es muy importante detenernos en esta idea. ¿Qué significa que algo posea potencial? En términos empresariales significa que un número considerable de personas está dispuesta a consumir un determinado producto y a pagar por él. Los consumidores de Walmart preocupados por el medio ambiente demandan constantemente que protejamos el ecosistema. Seguramente ya consumen productos ecológicos, lo cual quiere decir que están dispuestos a pagar un sobrecosto a quien le demuestre que los productos que adquieren satisfacen sus necesidades.

Aquí es donde aparece la base elemental de la Blockchain y su razón de ser: La trazabilidad. Es muy probable que una vez que las pequeñas abejas robóticas invadan los paisajes florales, Walmart empiece a publicitar su nueva hazaña. Los consumidores emocionados sabrán que cada vez que consumen un producto en la famosa cadena estarán contribuyendo a garantizar la existencia de la raza humana. Un código QR en cada uno de lo productos le permitirá al cliente saber de dónde se extrajo, si fue cultivado por personas o máquinas, qué químicos se utilizaron o si su consumo contribuye o no con alguna causa benéfica. Es muy probable que sepa a qué temperatura fue guardado y cuánto tiempo se mantuvo en un almacén, e incluso podrá acceder a su dirección exacta y hasta tendrá conocimiento de la reputación tributaria de la empresa. Lo sabrá todo y se sentirá satisfecho mientras lee, gracias a su smartphone, un código QR en forma de abeja.

Su experiencia recorriendo tiendas ya le permite imaginarse el futuro. Probablemente la abeja adquiera un nombre comercial y hasta se transforme en un personaje popularizado por la publicidad. Walmart tal vez diseñe este personaje para que llame la atención de los niños. Usted entenderá todo eso. No se sorprenderá cuando su pequeño hijo le diga: “Papi hay que llevar las naranjas con la roboabejita”. Probablemente no le incomode este intento de manipulación. Al fin de cuentas, le agradará ver cómo su hijo empieza a comprender la necesidad de proteger el planeta donde crecerá.

Podrá agradarle o no la manera en que pequeñas abejas robóticas vuelen cerca de usted para animarlo a comprar determinado producto. Tal vez le cause gracia, o tal vez le incomode cómo los pequeños “aviones no tripulados de polinización” regresan al panal electrónico que se colocará premeditadamente al lado de las góndolas, eso ya lo veremos. Lo indiscutible será que, gracias a su compra, estará realizando una extraordinaria contribución al planeta.

En ese sentido, deténgase a pensar un momento en la importancia de la trazabilidad y de su participación fundamental en esta nueva revolución tecnológica. Los algoritmos inamovibles de la Blockchain dejarán registrados para siempre la información introducida en todos los procesos humanos a partir de ahora. No ha existido jamás, en toda la historia humana, una herramienta más poderosa para garantizar el ejercicio y establecimiento de la verdad. Durante toda nuestra historia la hemos buscado, la hemos anhelado, hemos incluso iniciado guerras cuando ésta se ha manipulado. Hemos creado religiones con la finalidad de encontrarla y no dejamos de replantear leyes y normas con el objetivo de aplicarla. Lo moral, lo ético, lo correcto, son todos conceptos que están íntimamente ligados a ella. La buscamos con la misma necesidad con la que buscamos nuestra propia humanidad, y hoy la tecnología nos permite encontrarla y protegerla. La verdad, estimado lector, es que no podemos vivir sin abejas. La verdad es que la revolución ya empezó.

El Pisco Peruano: Sobrepasando las barreras de la calidad

Pocos productos representan nuestra peruanidad de una manera tan emblemática. Hablar de pisco es hablar de uno de nuestros productos bandera. Nadie en el mundo (con excepción de algunos de nuestros vecinos del sur) sería capaz de poner en tela de juicio la calidad de nuestra bebida nacional. No obstante, muy pocos saben que a pesar de los logros obtenidos y de la infinita lista de reconocimientos internacionales, es justamente en términos de calidad que estamos a punto de pasar al siguiente nivel.

Tabernero es una reconocida empresa peruana con más de un siglo de historia. Su rubro es la elaboración de licores derivados de la uva. La reputación de la empresa la precede no sólo por su antigüedad, sino también por la calidad de sus productos, en cuya excelencia se apoya una reputación de la cual ya se habla a nivel internacional. La empresa ha sido reconocida como una institución preocupada por el medio ambiente y también el por bienestar de sus trabajadores.

En buena parte, las aplicaciones empresariales de la Blockchain carecen de sentido si una empresa no está dispuesta a desnudarse en términos de transparencia. La empresa debe estar dispuesta a decirle a sus clientes: “Esto es lo que soy. Estos son mis procesos, estos mis productos, y no tengo nada que esconder”. En ese sentido, la intención de Tabernero coincidía con la motivación esencial de nuestra empresa: promover la verdad y construir un beneficio a partir de ella gracias a la Blockchain.

Siempre nos preguntan hasta qué nivel debemos decir la verdad. Nuestra respuesta siempre es la misma: “Hasta que duela”, esa es la única forma de cambiar el mundo. Nuestro encuentro con Tabernero fue casi por coincidencia. Los directivos de la compañía venían buscando desde hace un buen tiempo realizar un proceso de modernización. La empresa deseaba, esencialmente, diferenciarse a partir de la digitalización de sus procesos y también de su imagen, pero aún no sabían cómo lograrlo ni con quién.

En nuestra primera visita comprendimos que la compañía había buscando servicios similares al nuestro en el pasado. Sin embargo, el cliente tenía el temor de que el proyecto pudiera resultar inmanejable. Los proveedores que Tabernero había contactado hasta el momento eran gigantes del mundo tecnológico acostumbrados a desarrollar proyectos con un presupuesto mínimo de cientos de miles de dólares. Nada parecido al proyecto piloto que el cliente requería. En buena parte fue la misma tecnología la que nos permitió ofrecerle al cliente algo que nadie había hecho: trabajar precios justos y asociarnos con el productor.

Lo que Tabernero deseaba era sacar al mercado un pisco de altísima calidad vendiéndolo, lógicamente, a un precio correspondiente. La misión era simple: vender una producción limitada de siete mil trescientas veintiocho botellas, diferenciarse en calidad tanto de la competencia como de sus propios productos y posicionar al pisco peruano en el mundo digital como el único pisco con una denominación de origen y producción metodológicamente alienada. Una vez logrado el objetivo, el siguiente paso sería generar una dinámica similar para el resto de sus productos.

Un cliente exigente siempre reclamará la máxima calidad posible. En el pasado, un producto tan fino hubiese sido fabricado exclusivamente para un mercado foráneo. En este caso la intención de Tabernero era muy distinta. La Blockchain permitía evidenciar el mercado como nunca antes. No importa en qué lugar del mundo se encontrara el cliente, si éste demanda la máxima calidad, la trazabilidad de los procesos puede garantizarle que el producto merece su compra.
La persona que adquiera este producto puede ver trazadas todas las etapas de su producción. Desde la cosecha de la uva hasta su llegada al punto de venta. El comprador sabrá exactamente cuánta agua se requirió para su fabricación (en este caso menos de novecientos litros de agua). Está trazada también la huella de carbono, la calidad de los proveedores de las botellas y el corcho, el proceso de etiquetado y envasado, la denominación de origen, las certificaciones internacionales que luce la empresa y que le permiten comercializar sus productos a nivel internacional. La calidad de la higiene de sus procesos, sus metodologías productivas para la protección ambiental y hasta el consumo energético que éstas demandaron. Tabernero puso a disposición de sus clientes la descripción de todo el ecosistema de elaboración de su mejor producto. Como escribimos líneas más arriba: “Esto es lo que soy. Estos son mis procesos. Estos mis productos y no tengo nada que esconder“.
Para este producto de altísima calidad se han mezclado tres sepas distintas: el mosto verde, el Italia y el quebranta, lográndose un grado alcohólico del 44%, bastante superior al estándar nacional del 40%. Evidentemente, los gustos responden a una subjetividad personal. Habrá consumidores que prefieran consumir un pisco más barato a pesar de poseer un alto nivel adquisitivo. Sin embargo, el logro de Tabernero consiste en que a partir de ahora el valor agregado de sus productos pasará a ser totalmente demostrable. La gran diferencia con el pasado es que el cliente ya no tendrá que imaginar o deducir en qué consiste ese valor. Si no desea pagar el excedente por el producto estará en todo su derecho, pero si lo hace, habrá sido parte de una transacción con una transparencia espectacular. Por primera vez en la historia, la calidad de un pisco será demostrada con una certeza matemática.
La matemática es justamente la madre de la Blockchain. Todos los miembros de Blockchain Life Solutions somos también creyentes de una concepción matemática del mundo. Creemos que todo puede cuantificarse. De hecho, creemos en el potencial de la Blockchain porque estamos convencidos que todo DEBE cuantificarse. El caso Tabernero pone sobre la mesa un tema trascendental. El concepto de calidad va mucho más allá de un pisco extraordinario. Los productos de calidad pueden fácilmente ser el primer paso en el establecimiento de mercados y sociedades de calidad. Nunca antes el consumidor había tenido tanto poder. La Blockchain y la tecnología en general aparecen para transparentar no sólo todas nuestras necesidades sino también la manera en que serán satisfechas a partir de ahora. No sólo la calidad de un producto, sino también nuestra calidad de vida en general sufrirá dentro de poco un impacto de tal magnitud que será casi imposible volver al pasado. Frases como “me vendieron gato por libre” o “aquel vendedor es capaz de venderle hielo a un esquimal” no tendrán cabida en un mundo que se encuentra a la vuelta de la esquina. Las máquinas y la inteligencia artificial calculan y esquematizan toda la información que producimos a cada momento. La compra misma de este libro se incluirá en su record personal de adquisiciones, el cual reflejará sus intereses a tal punto que será imposible venderle algo que usted no desee o no esté convencido de necesitar. ¿Debemos temerle a este nivel de calidad? Nosotros creemos que no. “La verdad nos hará libres” dice un famoso dicho religioso. Lo cierto es que ya hemos cruzado la frontera de un país que nunca más volverá a recibirnos. En un futuro no muy lejano la verdad, abrazada de la tecnología, nos liberará para siempre de nuestras propias limitaciones, y no existe ninguna razón para sentir temor.
Como acabamos de mencionar la tecnología ya está aquí y Tabernero empieza a experimentarla. Hoy por hoy drones de Blockchain Life Solutions le ofrecen a Tabernero una visión espectro métrica desde cielo. Nuestros drones no interpretan imágenes que reciben a modo de información desde un satélite, sino que analizan aquellas que obtienen directamente a cincuenta metros de altura con una capacidad de detalle de 2.5 centímetros en relación a su objetivo. Gracias a nosotros la empresa puede detectarlo todo desde el cielo, definiendo estratégicamente sectores tanto de irrigación como de fumigación.
Por si fuera poco, nuestros drones poseen visión infrarroja, lo cual nos permite realizar una vigilancia exhaustiva, detectar robos nocturnos de fertilizantes, herramientas o producto, proceso que se realiza gracias a la discreción facilitada por la altura desde la cual se realiza la vigilancia. Cualquier problema o contaminación repentina podrá ser detectada y solucionada a tiempo. Para cumplir estas funciones los drones operan de manera autónoma gracias a un patrullaje previamente programado. Vuelan en ciclos de dieciocho minutos de duración, recargan su batería y luego continúan volando. Además trabajan en parejas, así que siempre hay uno realizando su misión mientras el otro recarga o se acerca a un objetivo. Por supuesto, toda la evidencia digital que nuestros drones descubren queda registrada para siempre en la Blockchain. Tal vez a Tabernero les cueste definir nuestros servicios debido a las peculiaridades tecnológicas que ofrecemos. Sin embargo, a nosotros nos basta con saber que hemos llevado la gestión de la compañía a otro nivel.
La transparencia promueve la eficiencia. En esa idea radica nuestra fe en la trazabilidad. La Blockchain le sirve a las empresas como herramienta de marketing. Estas desean demostrarle al mercado por qué son diferentes, únicas. Transparentar sus procesos e intenciones ayuda en la búsqueda de clientes que, no sólo son mucho más conscientes de los problemas que nos aquejan (cambio climático, corrupción, contaminación, etc), sino que además poseen, gracias a la tecnología, las herramientas para supervisar a las empresas que los atienden. A partir de hoy Tabernero evolucionará con sus clientes, crecerá con ellos, pero lo más importante es que también compartirá una serie de valores sin los cuales no podrá mantener dicha relación.

Como habrá podido apreciar desde la introducción del libro, nos apoyamos en muchas citas religiosas para iniciar nuestras explicaciones. Tal vez lo hacemos porque creemos que la tecnología es una especie de religión. En todo caso no sentimos que los valores que éstas defienden (por lo menos las tradicionales y más importantes) se alejen de aquellos que la tecnología nos está ayudando a proteger. Hemos escuchado algunas frases como “dona hasta que duela”. Nosotros le decimos a nuestros clientes y a toda la sociedad: “Cuenta hasta que te duela”, cuenta todo lo que puedas contar. Comparte con la gente que tienes una certificación, enséñale al consumidor que te viene buscando sin haberte conocido que posees la tecnología necesaria para ayudarlo y representarlo. Exprésale cómo tu equipo humano tiene revisiones anuales para la prevención de la tuberculosis o el sida. Ofrécele a esos seres humanos decentes que desean contribuir con un mundo mejor la seguridad de que tu empresa repudia la explotación infantil y que ese delito jamás será practicado en ninguna de tus instalaciones. Muéstrales, cada vez que ellos deseen tener acceso, que tus trabajadores se encuentran en planilla y que deseas protegerlos ante la ley. Haz que tus clientes participen de los programas de impacto social con cada una de sus compras, que se sientan partícipes de la creación de un colegio o un hospital en las comunidades aledañas a tu proyecto. Ayúdalos a comprender que la tecnología de irrigación en la cual has invertido deja una huella contaminante muy baja y cuál es tu plan para desaparecerla. Luce cada uno de tus premios, no sólo por marketing, sino porque también son símbolos de su satisfacción. Hazlos sentir importantes, que toman las decisiones contigo. Que sepan que los sistemas de formato con trazabilidad que utilizas han permitido reducir los desperdicios. Explícales que deben reciclar con la misma disciplina con la que tu empresa lo hace. Ofréceles la absoluta seguridad de que el producto que se llevan a la boca no sólo es un producto de alta calidad, sino que ha sido producido por encima de los estándares habituales y por encima de los requerimientos del estado. Déjales claro que todos los años tus socios y tú se exigen más por ellos y que exprimen sus mentes con planes y proyectos con la única finalidad de alcanzar la excelencia que demandan. Explícale que el licor que este año requirió para su producción casi novecientos litros, sólo necesitará de ochocientos el próximo y que te comprometes con ellos a no pasar en un futuro cercano la barrea de los quinientos. Demuéstrales cómo hiciste para disminuir tus huellas de carbono. Explícales cómo planeas descontaminar la misma laguna que ellos desean visitar. Tabernero mostrará en su pisco de alta calidad cómo ayuda a que los trabajadores de sus fundos aprendan inglés y cómo financia las maestrías de sus gerentes. La empresa quiere que todos sepan que sus tractores son los primeros del mundo en utilizar gas natural y que el fertilizante que ahora aprovecha en sus emprendimientos ha sido obtenido gracias a uno de sus proyectos de investigación con heces de material orgánico. ¡CUENTA HASTA QUE DUELA! Y luego benefíciate de un mercado que desde hace mucho clama por emprendedores que estén dispuestos a decir la verdad.

En defensa de la misma verdad que promovemos debemos decir lo siguiente: Estamos orgullosos de ser peruanos y amamos profundamente a nuestro país. La Blockchain le permitirá al sector productivo peruano traspasar sus barreras como nunca antes. Actualmente, la competencia de Tabernero no es sólo local, ni siquiera es regional; la empresa hoy compite con el mundo. La Blockchain ha logrado que un producto represente no sólo a una empresa, sino también lo mejor que un país tiene para ofrecer. La tecnología nos ofrece una gama de posibilidades que, unidas a nuestra creatividad natural, y a la riqueza de nuestros insumos podrían fácilmente posicionarnos como una potencia global en la producción de artículos de altísimo valor agregado. Podemos lograrlo juntos. Consumidores, productores, el gobierno. Sólo es cuestión de comprender que todos los recursos que necesitamos ya están aquí, resumidos gracias a la Blockchain.

No hace mucho, algunos productores se quejaban porque las abejas agujereaban las uvas antes de ser cosechadas. El tema ha causado cierta polémica. En defensa de las abejas, algunos estudios han demostrado que son las aves y las avispas las responsables de dichos agujeros y que nadie puede culpar a nuestras pequeñas amigas de sentirse atraídas por el delicioso jugo que sale de los orificios. Ha habido casos de expertos que han puesto el grito en el cielo cuando algún productor ha planteado la fumigación para alejar a las abejas de los cultivos, ya que eso equivaldría a destruir al polinizador que contribuyó con la existencia del producto. Tal vez dentro de un futuro muy cercano las abejas de Walmart puedan ser programadas para proteger los cultivos de uva de Tabernero, impidiendo que las avispas y las aves se acerquen. Hace poco la Universidad de Valladolid encontró muestras de resveratrol en la miel, combinación que podría llegar a ser utilizada para la creación de un producto con altísima demanda. Nos imaginamos dentro de poco a las abejas de Walmart realizando este tipo de combinaciones en tiempo real, incrementando el inmenso potencial que la naturaleza ha puesto a nuestra disposición. No cabe duda, el futuro será maravilloso.”

 

Cabe mencionar, que el libro completo puede ser adquirido, en sus formas impresas y digital.

Más información sobre tecnología blockchain aquí